Domingo musical

Escrito por el Sunday 17 de February de 2008 y archivado como Música. Puedes seguir los comentarios por medio de RSS 2.0. Participa dejando un comentario y no olvides hacerlo siempre con respeto ya que aparecen publicados automáticamente. Lecturas: 2362

Ando una gran goma, ahorita me voy a ir a tomar un potaje mágico ahí a El Sopón de la Zacamil.

Después les cuento el gran vacil que me di anoche, digno de la escuela Darkoniana. Cagado de la risa.

No todo es ajedrez en la vida. Así que para no aburrirlos, un poco de musiquita con dedicatorias.

Esta se la dedico a Alejandra, la chica de humo:

Esta se la dedico a Alecita, con esta la voy a poner a bailar:

Esta se la dedico a Joselina, habla por sí sola:

Una para mi hermano René, El Sueño de Icaro:

La última y la más importante es para mi madre, con la que me voy a acordar de ella siempre, en especial los domingos:


Nos vemos al rábano.

Blog Widget by LinkWithin

3 Respuestas a “Domingo musical”

  1. Alecita... says:

    jajajaja y esto que no me has visto bailar lol…

    Gracias!!!!!!

  2. Princesita Soñadora says:

    hasta aki oí el sonido del elástico XD XD

    OMG!!

    cositas XD XD

  3. […] La cosa es que ella se levantaba a sacudir, a cocinar, a lavar ropa y todos los quehaceres, y le gustaba escuchar sus cassettes en una radio vieja que teníamos y entonces me prohibía darle volumen a la tele para que ella pudiera escuchar bien su música. Ahora comprendo que me desarrollé en un ambiente donde tenía que ponermele al brinco a mis hermanos, tenía que competir, no dejarme, andar en la jugada y ser bien vivo (agarrar más Coca-Cola, comerme un pan más, esconder un mango o una mandarina, etc.), aprendí a tripear los muñequitos sin sonido, eso seguro me debió haber estimulado la imaginación y a entender las expresiones para recrear los diálogos que miraba en la pantalla y entender lo que pasaba. La verdad es que no recuerdo que me molestara bajarle el volumen a la tele, creo que me gustaba la música que escuchaba mi mamá, por eso me gustan tanto los domingos. […]

Deja un Comentario