Un post a la memoria de Walter

Escrito por el Friday 24 de October de 2008 y archivado como Journal. Puedes seguir los comentarios por medio de RSS 2.0. Participa dejando un comentario y no olvides hacerlo siempre con respeto ya que aparecen publicados automáticamente. Lecturas: 2750

En 1999 yo estaba corriendo en la pista de atletismo del colegio un día martes o jueves a eso de las 8:30 am en mi clase de educación física, estaba por terminarla, ya me quería ir a la mierda. No hay nada que yo odie más que levantarme temprano por obligación.

Estaba corriendo en el sentido desde la tarima del gimnasio para el parqueo (o donde está el chalet) para que se ubiquen. La siguiente clase ya había comenzado, era la de la mara de primer año y algunos habían comenzado a correr en el sentido contrario al mio. Saben qué? estoy 98% seguro que era un martes. Llegaba un momento en que yo iba corriendo para un lado y me encontraba a un amigo que venía corriendo para el otro lado, corría un poco más lento, con dificultad por su complexión no muy atlética y cuando coincidíamos siempre nos sonreíamos con cara de “puta esta mierda, vale verga, ¡hey que ondas salú!”… jaja Era Walter Emilio, un amigo mio desde la preparatoria que iba un año abajo porque no recuerdo en qué año fue que aplazó porque tardó en reponerse de una fractura que sufrió en un accidente.

De hecho, tengo en mi mano la foto de grupo de preparatoria “B” de la Escuela San Alfonso con fecha de 1988. Walter Emilio sale justo debajo de la señorita Marta Lilian, no sé quién es el que sale a su derecha, no lo identifico, pero a su izquierda está Génesis Montero. Walter Emilio tenía una risa bien particular que no puedo describir, era su risa, inconfundible.

Pues ese día me habré encontrado con Walter Emilio unas cuatro veces en la pista, luego terminé mi rutina de ejercicios, agarré mi maletín y me fui para la casa. A mediodía al llegar a clases había una noticia pura mierda: un chavo de primer año había fallecido y nadie sabía cómo.

Ese chavo era Walter Emilio, mi compañero de toda la vida, alguien a  quien yo estaba acostumbrado a ver a diario, a quien había visto tan solo cuatro horas antes en la pista de atletismo. Sentí feo, purísima mierda sentí, se me salieron las lágrimas.

¿Cómo murió? De eso me enteré en la noche en la Funeraria López de Mejicanos, el mismo lugar donde algunos años después volvería a estar yo recordando que años atrás había estado velando a Walter Emilio.

Túter, el tío de Walter Emilio, nos contó que su sobrino había desayunado antes de irse a su clase de educación física, luego, al regresar a su casa comenzó a sentirse mal al poco rato y comenzó a vomitar cuando estaba sentado en un sillón y por alguna razón el vómito se le atoró en la parte alta del esófago y comenzó a asfixiarlo, vomitaba incluso por la nariz y se sofocó. No pudieron socorrerlo. Fue algo muy triste. Todavía lo es cuando lo pienso.

Walter Emilio tenía 17 años, ¡caramba! cómo ha pasado el tiempo. Yo lo recuerdo tan bien: cuando me decía Qué ondas Monge!, Por qué Monge?, Hey Monge qué pasó?… jajaja. Me acuerdo de su pelo y de los lunares que tenía en la cara cerca de la boca. Todos se parecían en su familia, su hermanito o sobrino era casi idéntico, veo el cuadro de cuando caminaban juntos al salir de la escuela. Todavía puedo escuchar su voz si pienso en él.

Walter Emilio era calmado, era buena gente, era un bicho nada más, como yo y como todos alguna vez lo fuimos en su momento.

Que este post sirva para honrar la memoria de Walter Emilio Ascencio. Amigo a quien la vida hizo inmortalizar su recuerdo en mi corazón por sus buenas maneras para conmigo.

Blog Widget by LinkWithin

2 Respuestas a “Un post a la memoria de Walter”

  1. tony v says:

    fui ala san alfonso desde el 75 asta el 83

  2. […] Rolando Cárdenas Cárdenas Ronald Ramos Samuel Iraheta Shafick Paredes Shane Dheming Zoar Walter Emilio Ascencio Wilfredo Barrera […]

Deja un Comentario