Que vayás con Dios

0
11

¿Qué me hubiera gustado decirte que no pude decirte? No lo sé. Porque a veces cuando alguien se muere – alguien a quien uno ha querido tanto- uno se queda con ganas de decirle algo. La vi ahorita en marzo apenas unos segundos, lo que tardan los ojos en decir «hola y adiós» pero no sabía que se iba a morir tan pronto. Esa fue la última vez. Quedarás congelada por siempre en mi memoria con esa hermosa sonrisa y esas carcajadas pirotécnicas de cuando le echaste sin querer todo el bote de sal a las semillas de paterna. ¿Te acordás? Fue en marzo de 1997. Que descansés en paz.

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificar
0 Comentarios
Opinión entre párrafo
Ver todos los comentarios