Función pública y utilidad social

2
10

Desde hace días quería escribir sobre la destacada labor de ciertos funcionarios públicos a los que todos nosotros como salvadoreños debemos estar muy agradecidos por la innegable contribución que han hecho a nuestra sociedad.

Y es que no es para menos, debemos enorgullecernos de contar con una escuela formadora de líderes públicos que debería ser la envidia de cualquier país del mundo, ya quisieran tener una como la nuestra.

La ESCUELA POLITECNICA DE FUNCIONARIOS PUBLICOS MULTIDISCIPLINARIOS DE EL SALVADOR no es algo que deba pasar desapercibido. La escuela sigue un espíritu de modernidad y centralización, una filosofía solemne de superación y prosperidad social con carácter justo y desmedidamente enfocada en lo humanitario.

Para los que no saben al respecto – lo digo por los extranjeros- se trata de una serie de personas (que más bien son personajes) con conocimientos multidisciplinarios de gran nivel que están en capacidad técnico-científica de ocupar cargos públicos de alta jerarquía en varias carteras impulsados por su enorme deseo de hacer un país mejor. Sí, están comprometidos con esa visión.

Imagínense que clase de profesionales da El Salvador! :-) es un directorio de profesionales comparable con los Delta Force del ejército norteamericano, solo que estos son funcionarios públicos.

En este país nuestros funcionarios pueden ser ministros de la defensa nacional y meses después ministros de medio ambiente, ser ministro de trabajo, superintendente de la Siget y ministro de obras públicas, pueden ser viceministros de economía y de un día para otro ser el secretario técnico de la presidencia, pasar de director de la policía nacional civil a candidato a alcalde para que al no ser electo convertirse en viceministro de seguridad civil y después regresar a la dirección de la PNC, de director general de centros penales a ministro de seguridad civil, pueden dirigir la administración nacional de acueductos y alcantarillados teniendo experiencia como secretario de la juventud, se puede ser candidato a la alcaldía de San Salvador y sin ganar convertirse en Gobernador de todo el departamento, se puede dejar de ser diputado de la asamblea por sabia decisión del pueblo ignorante y después ser el presidente del Parlacen. Se puede ser director de la PNC y convertirse en mago (por aquellos dos que desaparecieron), los graduados de la escuela pueden ser diputaditos, diputados, presidentes de la asamblea y llegar a ser magistrado presidente del tribunal supremo electoral, se puede ser alcalde, diputado y director del instituto salvadoreño del seguro social.

Nuestros funcionarios están tan bien preparados que un día son vicepresidentes de la república, y después se vuelven diputados (sin decir que agarran a balazos a la gente), se puede ser director del seguro social y ser vicepresidente después, cual mono de rama en rama, cual puta de cama en cama, comenzar siendo diputado y terminar dirigiendo el consejo nacional para la cultura y el arte, o ser ministro de turismo con la experiencia previa de ser candidato a alcalde por la ciudad capital. Se puede ser diputado y dirigir la corte de cuentas después.

Tienen la capacidad de ser ministros de educación y después convertirse en alto comisionado para el área social. De diputado a ministro de gobernación, nada mal. Ser ministro de salud y/o de obras públicas y pasar al banquillo de los acusados en una sala judicial, otros pueden ser diputados y después ser comisionado presidencial para la gobernabilidad, etc.

Ah! qué caballito de carrusel es la política salvadoreña!.

Aclaro que no descalifico las capacidades de nadie.

Bueno, la lista sigue pero ya me tengo que ir. Lo termino después.

Cuídense.

0 0 voto
Calificación
Suscribirse
Notificar
2 Comentarios
Antiguos
Nuevos Más votados
Opinión entre párrafo
Ver todos los comentarios
Mauricio Vallejo Márquez

Interesante comentario Fafa, es increíble. Cuando lo abrí pensé que te habías metido a Arena, pero ya veo que no.

Alecita...

utaaaa solo fichitas en esa pic… damn!!!!!!!!