Mi abuelo es la ley

Escrito por el Wednesday 14 de May de 2008 y archivado como Journal. Puedes seguir los comentarios por medio de RSS 2.0. Participa dejando un comentario y no olvides hacerlo siempre con respeto ya que aparecen publicados automáticamente. Lecturas: 9056

El domingo fui con mi mamá a almorzar donde mis abuelos por lo del día de las madres. Después del almuerzo (Pollo Bonanza) me fui a platicar con mi abuelo.

Mi abuelo tiene 84 años, es el padrastro de mi mami, se llama Miguel, es carpintero y ebanista. Mi abuelo es una de las personas más interesantes que conozco, puedo pasar horas hablando con él, sabe de todo y ha sido una de las personas que más ha influído en mi instrucción cultural y de historia.

Ha venido recomendándome libros desde que tengo ocho años y así fue como leí Los hermanos Karamazov, Las ruinas de Palmira, Los primero casos de Poirot, El jugador y otros más. También en la música me recomendó a Celia Cruz, María Callas, Demis Roussos, Luis Alberto del Paraná y otros más.

Sus descripciones fantásticas me cautivaron siempre, mientras lo escuchaba hablar yo en mi curiosidad de niño le miraba la piel arrugada y tostada por los años como para darle crédito a sus historias, cosa que no es difícil con esos impresionantes ojos verdes que tiene.

Es un personaje bien singular, durante años exportó capiruchos en forma de pene para Alemania y fabricaba dildos para las brigadas de educación sexual del ministerio de educación:

Es el único que me dice “Rafái” y habla con las puteadas que son infaltables, pero las dice de una manera bien alegre. Una vez hizo la puerta del baño de mi casa y es una historia bien cómica porque mandó a mi hermano René a comprar la chapa para esa puerta y aquél vino con una chapa que ya puesta se trababa en los primeros días y como mi hermano es mero despistado para esas cosas cuando le decíamos que no servía la puta chapa, mi hermano se defendía diciendo con el garbo que lo caracteriza “lo que pasa es que es una chapa de dos tiempos”… Dos tiempos?!… WTF! jajaja.

Mi abuelo era sobrino del ex-presidente Salvador Castaneda Castro y me ha contado muchas anécdotas de la historia nacional desde los tiempos del Capitán General Gerardo Barrios. Un día, mi abuelo me regaló un ejemplar de Federico Nietzsche que data de 1946:

También uno del gran humanista salvadoreño Alberto Masferrer, de 1961:

Otra vez me dio unas fotocopias que había recogido de un basurero, el libro era ¿Quién se ha llevado mi queso? y fue el mismo que leí años después en la universidad cuando ya era un bestseller.

Le conté de mis proyectos recientes, y de los que tengo en stand by, me dio varios consejos que en las revisiones que les haga los voy a considerar y a tomar muy en cuenta.

Le hablé del internet y de mis proyecciones venideras en la industria. Le dije que tenía un blog (y le expliqué qué eran) y se mostró muy interesado, me pidió que le hiciera una copia de las cosas que escribo para “ver como ando”.

A los amigos a quienes he llevado a la humilde morada de mis abuelos junto al río Acelhuate en el Barrio Modelo han quedado impresionados de la lucidez de mi abuelo y de la sensatez de sus palabras, una vez fui con Chamba mi vecino y al ver que mi abuelo hablaba tan cuerdamente y sin dificultades de audición, le preguntó cuántos años tenía, a lo que mi abuelo respondió con la verdad e inmediatamente después le hizo la misma pregunta a mi amigo. Chamba dijo orgulloso “tengo 46 años”, mi abuelo – que es jodido- le dijo con desprecio y en tono burlón “nombre, haga cuenta y caso que nació ayer”… jajaja.

Uno de nuestros temas favoritos es el de la Segunda Guerra Mundial, del poderío alemán, de Hitler, las condiciones judías, la confabulación del mundo, la gran nación estadounidense y otras hierbas. Lo último es que me regaló una cama plegable del ejército norteamericano con fecha de manufactura del 23 de mayo de 1945 por la Double Protection Awning Co., fue uno de los últimos suministros para la guerra. No me quiso decir cómo la adquirió, solo me dijo que la había negociado con un general del ejército salvadoreño.

Una verdadera reliquia en perfecto estado.

Solo la bolsa de transportación está hecha mierda pero noliase.

Es uno de los muchos presentes que me ha hecho mi abuelo, solo me queda heredar una cruz de hierro en grado de caballero que tiene (no sé cómo) de un oficial nazi que sirvió a la Luftwaffe y que por compromiso expreso me corresponde cuando ocurra su deceso, que yo quisiera que no fuera nunca.

Mi abuelo me recordó que dejó de fumar y de tomar en 1977 por pura convicción y por pura voluntad, para lo cual hizo énfasis al decir “yo no necesité de ningún grupo cerote de Alcohólicos Anónimos, hacerlo es quererse”.

También me dijo susurrando – y como con el pesar de haber empezado tarde- que está estudiando la biblia con unos amigos. Muy interesante.

Es un gran tipo mi abuelo, es la ley.

Blog Widget by LinkWithin

9 Respuestas a “Mi abuelo es la ley”

  1. Alecita says:

    que lindo como te expresas de tu abuelito :P son un gran tesoro nuestros viejitos :)

  2. zope says:

    Hey que bonito estuvo este post guasón, nunca me habías contado de tu abuelo, casi me hiciste llorar. Saludos!

  3. FaFa says:

    Mi estimado amigo Zope, qué gusto me da verte por aquí, gracias por tus comentarios. Quizas nunca tuve oportunidad de contarte antes sobre él.

    Un abrazo.

  4. Alex says:

    Que chivo te quedo rafa, me encanto este blog, ^_^

  5. Había leído tú blog anterior y me ha parecido interesante por la variedad de temas. Cuando hablas de tú abuelo, recuerdo a mi abuelo. Murio debido a problemas con el “muñeco”. “Don Chomo” mi abuelo era “cosaseria el maitro”.
    Me contaba historias del levantamiento del 1932, de las masacres en aquella época y la forma que él salió ileso. Además me contaba que salia a la una de la mañana de Santo Tomás, allá carretera al aeropuerto, en esa época no había transporte público (comentario adicional ) caminaba desde allá hasta San Salvador y SE PASABA BAÑANDO A ESA HORA EN EL RÍO ACELHUTE para estar a las cinco treinta ó seis de la mañana en “la garita”. Ahí trabajaba como zapatero. Saludos

  6. FaFa says:

    Hay cuidarse si uno quiere llegar a viejo. Que mal set lo de tu abuelo, es mejor tener problemas con las muñecas que con “el muñeco”.

  7. […] les he contado sobre mi abuelo, ayer revisando unos archivos en unos discos encontré un video del 2006 en el que estoy hablando […]

  8. Javier Delgado says:

    Muy interesante el comentario, lo descubri por casualidad buscando cosas relacionado sobre Luis Alberto del Parana.
    Que te dijo tu abuelo sobre Luis Alberto del Parana? ¿Sigue viviendo todavia tu abuelo? ¿Tenés alguna musica de el?.

  9. Victor says:

    hola, trabajo para un proyecto de educacion sexual y reproductiva. me gustaria mas informacion sobre como conseguir comunicarme contigo o tu abuelo.
    necesito conseguir varios dildos para una campaña en la zona de Santa Tecla.
    por favor comunicarse al correo
    victoramire@hotmail.com o al tel 78157598.

Deja un Comentario