Perdidos y encontrados

2
10

Parte I

Dec 29, 2005

Ayer en uno de esos momentos en los que me distraigo viendo el vacío de la noche me puse a pensar – sí, estaba un poco ebrio-.

Pensaba en cómo sería – en caso de existir- una oficina de perdidos y encontrados en este país donde uno pudiera ir libremente – sin que te registre un vigilante y te pida que apagués el celular al entrar- a hacer cola, pasar a ventanilla – donde una linda señorita te diga buenos días, buenas tardes o buenas noches, porque las cosas se pierden y se encuentran a cualquier hora, más lo primero que lo segundo según la Murphylogía- llenar una forma describiendo lo perdido y detallando la fecha y el lugar donde ocurrió tan lamentable y desafortunado suceso, dejar tus datos, caminar media cuadra, agarrar el bus, llegar a tu casa y esperar unos días a que te llamen para darte la noticia que lo que has perdido ha sido encontrado.

– Aló
– Señor Rafael Monge?
– Sí, dígame
– Le llama Juan Pérez de la oficina de perdidos y encontrados, me complace informarle que su billetera con las tarjetas de crédito, y demás documentos así como los $35 que reportó el 28 de diciembre han sido encontrados.
– ¡Qué buena noticia!
– Puede presentarse a recogerlos en el momento que quiera
– Gracias, ha sido usted muy amable
– Bueno, lo esperamos, pase buenas tardes
– Buenas tardes

No creo que esa conversación ocurra alguna vez. Por eso admiro tanto el legado de Jon Cortina y su incansable búsqueda de vidas perdidas y encontradas.

Con una oficina así, Luigi Bartolini hubiera encontrado fácilmente su bicicleta, pero no hubiera aprendido lo que aprendió. Las cosas pasan por algo – a veces me gusta el conformismo- pero me gusta más el tiempo simple condicional del pospretérito: sería.

Una de las frases a las que recurro con más frecuencia de la debida: sería vergón. Así, se forman un sin fin de frases que usamos todo el tiempo casi sin notarlo, sin darnos cuenta, por ejemplo: sería vergón si me quisiera.

Parte II

Jan 11, 2006

Me imagino a personas de toda clase llegando de urgencia lloriqueando por sus cosas perdidas, pienso en que no habría muchas diferencias entre esta oficina y un burdel – por muy elegantes o ricas que estuvieran las putas- en el sentido que encontrarías historias sin contar, sentimientos acallados, prolongadas frustraciones, etcétera.

Podrías encontrar a una madre buscando a su hija perdida, a un ladrón arrepentido devolviendo un carro, a un suicida que ha perdido el deseo de vivir, a un tahur que ha perdido todo a causa del juego, a una adolescente buscando su virginidad, a un padre acompañando a su inconsolable pequeño reportando el extravío de Toto el cachorro dogo de Burdeos, a un coquero que ha encontrado a Dios, a un hombre de negocios que perdió su vuelo, al comerciante que perdió su pequeño negocio, a los directivos de Fas que perdieron el rumbo, me tendrían a mi diciendo «perdí la confianza en el sistema».

Siempre serían más los perdidos que los encontrados.

PUNTO A RECORDAR: no siempre perder es malo así como no siempre encontrar es bueno, hay cosas que se pierden y nunca deberían encontrarse y hay cosas que se encuentran y nunca deberían perderse – puta, ya parezco Dagoberto Gutiérrez- en fin, no pretendo escribir un tratado al estilo kantiano hablando de pendejadas a priori ni a posteriori, nada de purezas ni de síntesis ni analíticas ni de juicios explicativos… esta mierda es para el ciudadano de a pie, el de bus y algunos de carro.

Ilustrando el punto a recordar

A) Cosas que es bueno perder:
– Perder el miedo a hablarle a un culo que te gusta.
– Perder la caja donde tenías todas las cartas, fotos, peluches y demás regalitos de una pendeja que te hizo mierda.
– Perder aquel disco que ponías para deprimirte: el de Los Bukis.
– Perder la virginidad a los dieciseis.
– Perder la verguenza de comprar preservativos en una farmacia o en la gasolinera.
– Perder la verguenza de entrar a un motel por cualquier medio: caminando, taxi o carro.
– Perder lo pendejo poco a poco. Recomendación: leer ayuda mucho.

B) Cosas que es malo encontrar:
– Encontrar a tu mujer cogiendo con otro en tu propia casa.
– Encontrar que estas solo, sin amigos.
– Encontrar gente pendeja.
– Encontrar en un momento decisivo que tu único preservativo se venció hace siete meses.
– Encontrar el expendio cerrado.
– Encontrar que no sos tan vergón como crees serlo en un estado depresivo.

Siempre estamos perdiendo y encontrando cosas en la vida, pero es curioso cómo ocupa tanto lugar el amor. Encontramos y perdemos amores. Perdemos y encontramos amores. Es curioso también cómo esta dinámica nos hace crecer, madurar, amargarnos.

Unos dejan de buscar, otros buscan incansablemente. Otros lo pierden y no dejan de perder. Aun sin quererlo perdemos y encontramos.

Cuánto he perdido!
Cuánto he encontrado!

Ya me cansé de escribir. De recordar lo perdido.

Parte III

Apr 22, 2008

Busco una cámara Sony Cybershot DSC-W55 Serie 8290327 que perdí un día sábado 19 de mayo de 2007 en una 46-C a las 2 pm cuando viajaba del trabajo a mi casa, la cámara iba en un estuche negro elástico de Logitech.

Ojalá y quien la tenga me la devuelva.

0 0 voto
Calificación
Suscribirse
Notificar
2 Comentarios
Antiguos
Nuevos Más votados
Opinión entre párrafo
Ver todos los comentarios
Ludmila

PERDI MI CD DE LOS JONAS BROTHERS LO QUIERO ENCONTRAR YAA ! PERO NO SE DONDE ESTAN NI SE SI ME LO ROBARON ! POR FAVOR DEMEN PISTAS DONDE ENCONTRARLO !!!!!!!!!!!!!!!!!
BESOS
GRACIAS
LUDMI

melvin turcios

e perdido mi cartera con documentos cualquier informacion por favor llamar al 22 51 22 57 o al 78429014 se dara recompenza