Carta a mi madre

4
16

Mami:

Te escribo hoy sábado porque aunque sé que me leés a diario creo que es justo dedicarte unas líneas a la semana en este blog. Si esa paja no te convence, pues la verdad es que por ratos te extraño mucho.

He tenido una semana curiosa: no me ha ido mal pero tampoco me ha ido peor. Gracias a Dios.

El miércoles no fui a misa pero te imaginé tan linda como siempre con tu crucita de ceniza en la frente: Conviértete y crée en el Evangelio.

No hace falta que me digás que pedís por mi todos los días. Lo sé.

Todavía no junto para el recibo de la luz pero ya voy a ver cómo le hago.

Tengo que lavar mi ropa porque ya casi no tengo ni una mudada limpia, pero es porque casi no he estado aquí en la casa.

Más tarde voy a sacar la basura, ya está en bolsa y bien amarrada.

Vos tenés la culpa de que no me guste lavar platos pero ahí voy, a medias.

He retomado mi afición a la jardinería y estoy dedicándole más tiempo a mis cactus.

Contrario a lo que podás pensar, en esta casa no desfilan bichas, creo que he superado esa edad. Estoy proyectado.

Hoy es el cumpleaños de Diana. Ya no me duele pensar en ella. He superado esa etapa también.

Sigo buscando empleo, pero uno donde me sienta cómodo como Tiger Woods jugando golf, no boliche.

No sé cuánto tiempo vaya a tardar, pero te prometo que se va a llegar el día en que por fin te sintás orgullosa de mi del todo. Confío en que voy a cumplir mis sueños.

Esta semana casi no he fumado y casi no he tomado.

No te vayás a enojar por los podcast de LMVP, son babosadas mías, ya sabés como soy.

Ayer que venía en el bus se subieron dos bichos con sus guitarras y tocaron esa canción de Leo Dan que tanto te gusta: «El amor estuvo aquí». Les agradecí con diez centavos por darme un motivo para recordarte entre tantas distracciones.

Vieras que buena la yuca de una señora que hace poco se ha puesto a vender allí en la parada de buses, hasta sombrilla tiene, así bien chiva y multicolores.

Me gusta vivir solo pero por ratos me ahuevo y quisiera no haber crecido más allá de los 11 años… comer obedientemente mis frijoles molidos a las seis de la tarde, chuponear el pan con la yema del huevo, tomarme mi avena, lavarme los dientes y dormirme temprano. ¡Qué cosas!.

Me gusta vivir solo pero por ratos me siento solito.

Estoy bien, no te preocupés por mi. Te mando un beso. Traeme tamalitos el martes que vengás.

Tu hijo que tanto te ama.

FaFa

0 0 voto
Calificación
Suscribirse
Notificar
4 Comentarios
Antiguos
Nuevos Más votados
Opinión entre párrafo
Ver todos los comentarios
Princesita Soñadora

:D

Daniel Alberto

Ojala así fuese yo de detallista

Hugo Barrientos

Puta casi me haces chillar maje… Puta q paloma yo vivi solo un tiempo y despues d ser el niño mimado q siempre he sido y sigo siendo (medio ya t echaste el rollo) despues descubrir q me tengo q hacer todo fue muy hecho mierda. Pero ahuevo es vergon por ratos pero despues de ver la realidad y 4 paredes y dos cuartos vacios t pones a pensar q tu casa siempre esta iluminada, llena y con calor familiar… te pones en q pensar…

Alecita

interesante… fafa al desnudo.

y nuestro cactus?

felicidades a tu mami… por tener un hijo tan especial :D