Mi madre y sus recuerdos

0
10

El sábado en la noche vi a mi madre solita alli pensativa en el sofá, escuchando su música – la misma de siempre: Leo Dan, Leonardo Favio, Sandro, Palito Ortega, Angélica María-, la vi un poco triste así que me puse a conversar con ella. Me dio por preguntarle cosas que nunca le pregunto, temas por los que no me preocupo porque simplemente los desconozco o me dan weba, o porque están fuera de mi agenda desde siempre y nunca me había puesto a pensar en lo importantes que son.

Me dio por pedirle a mi madre que me hablara de su papá (a quien no conocí porque yo nací años después de su muerte) y que me contara de sus abuelos.

Ella me habló y me contó muchas cosas que jamás voy a olvidar.

La cosa es que hoy, 23 de abril, mi madre cumple 36 años sin su padre y la pena que siente no me la puedo imaginar pero pude percibirla en ella cuando le brillaron los ojos como vidrios mientras buscaba algún motivo inexistente con la mirada, pude percibirla en el tono bajo de su voz y en la forma en que movía sus manos cuando hablaba. La tristeza tiene muchas formas. La tristeza es lo mismo que estar contento, pero al revés.

La vi afectada y eso me dolió pero al mismo tiempo la vi feliz de honrar la memoria de su querido y amado padre, la vi transportarse en el tiempo a un mundo que era mejor y vivir de nuevo esos momentos. Ahora comprendo la importancia de tener un lugar donde poder ir a llorar a nuestros muertos.

Después, para mis adentros a la hora de dormir me puse a pensar que mi madre lleva más años pensando en su padre que en cualquiera de nosotros sus hijos aunque casi nunca ella mencione a mi abuelo.

Veintitrés de abril, vaya fecha abuelito. Shakespeare soñó una noche de verano que fue eterna.

Voy a preocuparme más por el corazón de mi madre, de sus recuerdos y de lo que siente.

Yo no quiero que me llegue ese momento todavía, todavía no.

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificar
0 Comentarios
Opinión entre párrafo
Ver todos los comentarios