La he pasado bonito

1
19

A pesar de todos mis problemas, esta semana va terminando muy bien, diferente a la semana pasada.

Miércoles

En la tarde tipo 5 pm tenía un gran sueño porque no había podido dormir bien y me había despertado a la 1 de la madrugada y ya no me pude volver a dormir. Un amigo me había dicho que iba a venir a mi casa para que yo le ayudara a revisar un flujo financiero de un business plan que está haciendo, yo le dije que sí, que estaba bien, y de paso le dije que me hiciera la campaña para ir a comprar el tambo de gas. Cuando ya venía para acá me llamó y me dijo que lo esperara afuera, vine yo y salí con una camiseta blanca de las más viejas que tengo, un jeans negro todo deshecho y uno tenis que hieden como la gran puta y encachuchado y lo esperé con todo y tambo de gas. Según yo, íbamos a ir a comprar el gas y regresaríamos a mi casa a trabajar en lo del proyecto.

Pues resulta que aquél me dice que íbamos a ir a una reunión con el equipo de trabajo que está tripeando un negocio, le dije que andaba yo todo calle y disfrazado de mono cerote, pero me dijo que no había pedo, que eran cheros de confianza. Total que jalamos para Tecla, ahí por Pinares de Suiza, cuando íbamos llegando y vi aquella minimontaña me acordé de una vez con mi compadre Chopin que la escalamos y pasamos ceroteando en aquella cima toda una tarde.

Era una reunión super informal y en extrema confianza, hablamos, discutimos opiniones, escuché estrategias super creativas, en esa pequeña salita de jardín había talento de dos generaciones, se leyeron un par de artículos de la Ley de Hidrocarburos, me acordé de mis clases de química en el colegio, se me fue el sueño y me puse chispita. Tenía hambre.

Después de la reunioncita viene mi chero y le dice a otro «mirá vamos allá abajo a tu oficina, quiero que Rafa vea el espacio para que se haga una idea». «Allá abajo», allí nomás – pensé-, pero qué putas, bajando por Los Chorros íbamos ya a las 7:20 pm. Total que llegamos a una propiedad donde habían un vergo de sapos por todos lados – estaba cerniendo y croaban en la oscuridad-, había restos de infraestructura destinada a la crianza avícola, me acordé de mi amigo Joaquín Bayardo de Cajeme Productos Pecuarios en Cd. Obregón en el estado de Sonora (México). Acordarme de él me hizo acordarme de la familia Lemus O’Byrne. Después me fui a sentar a un sillón pequeñito bien chivo que estaba en una esquina, me dormí como 5 minutos en lo que aquellos buscaban unos papeles.

Tipo 8 jalamos de regre, fuimos a dejar a nuestro amigo a su casa y de allí nosotros también ya para la casa, en lo que veníamos compartiendo apreciaciones de lo que se había hablado en la reunión, lo interrumpí y le recordé a Juan que tenía que pasar a comprar el gas, que si no mi mamá me iba a matar, como ya eran casi las 9 pm no se nos ocurría dónde ir hasta que a aquél se le encendió el foco y me dijo que en el Hiper Europa talvez vendían. Fuimos. Dicho y hecho: $7.15 me costó.

Me fue a aventar, bajé el tambo del baúl y lomeé esas 35 hermosas libras hasta mi casa, lo dejé justo en la entradita donde había pasado el tambo vacío 2 días porque los del servicio a domicilio me dejaron bajado. Lo dejé allí a propósito para que cuando mi mamá llegara creyera que no habían venido a dejar el gas.

En el pseudo patio-lavadero de mi apartamento había vaciado el barril por aquello de los criaderos de zancudos y había un gran desorden, iba a ordenarlo después.

Jueves

Bueno, me desperté temprano, vi las entrevistas matutinas, etc.

Mi mamá entró tarde a trabajar, así que se fue tarde. Fui a comprar unas pupusas allí por la parada de buses y me encontré a la Kathy, me dijo que iba ir a hacer unas diligencias a Santa Ana. Desayuné con mi mami, hizo café en una su percoladora y al rato se fue.

Tipo 9 am me dije a mi mismo: Ñor FaFa MODE (Chacha=’ON’) y me puse a hacer limpieza y a ordenar la casa. Saqué unos arrayanes del freezer y los puse a remojar en agua para que se ablandaran antes de hacer el fresco.

Lo primerito y before nothing fue ir a pedirle prestada la manguera al vigilante de mi colonia para poder lavar el barril, lo lavé y lo llené. Después tenía que limpiar los frijoles – desde los nueve años no limpiaba frijoles-, puse a hervir el agua y después los eché.

Va, ahora tenía que ir a traer tierra adonde una tía mia que vive aquí cerca para poder transplantar unos cactus que estoy reproduciendo, fui y regresé con una cubeta, aquí hay material para unos 3 posts pero eso será despois. Me puse a transplantar los cactusitos. Terminé. En la antigua finca de mis parientes vi un área que alquilan, pensé en el negocio del día anterior, me parece que es ideal, a ver que ondas.

Tuve que limpiar el gran tierrero que quedó. En eso se acabó el gas y fui a jalar el que estaba en la entrada, lo cambié y el vacío lo acomodé debajo de la pila como siempre y ya pude ordenar todas las babosadas. Volví a mis frijoles y les eché cebolla y un puñado de sal y los meneé.

A todo esto, Juan me había mandado unos documentos de excel para que yo los revisara y comenzara a trabajar en ellos. Hasta tipo 3 pm pude sentarme frente a la compu a hacerlo. Eran tipo 5 pm y aquél cayó a mi casa a traerme para ir a hablar con unos socios que le van a entrar a un negocio – diferente al del día anterior- y chivo, aquél andaba super emputado porque tenía que entregar un trabajo para Houston y un prensista había dejado aventada la producción, andaba loco haciendo llamadas, creo que desde mi casa hasta Santa Elena solo pude cruzar unas cuantas palabras con él. La cosa es que en la reunión de trabajo revisamos los números, corregimos, opinamos, calculamos cifras y todo bien, excelente.

Ya con la producción restablecida, el problema era otro, y un gran rollo pero más llevadero.

Cuando estábamos sacando unas cosas del baúl, dije COMAMIERDA POR LA GRAN PUTA Aaaaaaaaaaayy mi dedo!!!… me corté la yema del pulgar izquierdo con unas planchas de zinc que no sabía que estaban allí y me dolió como la gran puta, a sangrar y me afligí pero no, gracias a root como diría carlostrio. Me mantuve presionado un buen rato el dedito con un kleenex para que cesara la hemorragia y los pliegues capilares se acoplaran.

La cosa es que después a la hora de la cena le propuse un business a Juan que tengo en mente y se mostró interesado, creo que es una buena idea.

Juan es una de las personas con una visión empresarial y de negocios más paloma que conozco, tiene buenísimas ideas, conoce gente, es listo, inteligente, buena persona, pero al igual que yo, no tiene pisto para invertir. Creo que tanto va el cántaro al río que al final se rompe, por eso siento que estamos cerca de lograr algo. Ojalá, primero Dios.

Estando en la casa de Juan, me cae una llamada de mi abogado al celular, invitándome a cenar, así que me fue a traer. Le compré saldo a mi celular y busqué en mi memoria el número de la flaca – tenía meses sin llamarle, pero varios- y le llamé, me contestó la jefa, me la pasó, la saludé pero no me reconoció la voz jajaja… nomás dije «guaro» y cayó quien era, la invité a salir un rato pero se negó, bueno, me destripeé porque quería verla y hablar de varias cosas, entre ellas, de un business en el que quiero que me ayude. Bueno, ni modo, a cenar, de poco valió que anduviera ahi cerca de su chanti.

Fuimos a la churuxería Josué ahí por el HM. Ahí me encontré a un gran amigo, a Gerardo Di Majo, compadre, me dio gusto verte, sos calidá.

Después de cenar, directo a la casucha.

De vuelta en mi casa, la Silvia me dijo que los frijoles me habían quedado salados, bien bautizados y que ni el hueso de tunco le había echado. Monerías mías en la cocina. Alegué docta ignorantia y me conecté al msn messenger.

La cosa es que me andaba muriendo del sueño, se me cerraban los ojos pero pots! que me pongo a chatear con la flaca, y esa bicha sí que me mata de la risa, nos pusimos a pendejear. En eso me dio por invitarla a tomar un cafecillo a «En el Camino» y ahuevo, me dijo que sí, pero que iba a ir en yinas, en un pans del colegio, una camiseta de Arena con hoyitos, que andaba toda sudada, que hiedía me dijo jajajaja… «tabueno» le dije yo.

La cosa es que fuimos a traerla con el Chino Alex y ya dentro del carro resultaba que nadie tomaba café… «a la puta y entonces»… al Arpa Irlandés a echarnos un parsillo. Ahí la pasamos super bien, fue una noche vergonísima.

Saliendo del Arpa fuimos a Las Tacitas pero ya no nos vendían por la ordenanza de la segunda gestión municipal de Héctor Silva.

La flaca iba engalanada porque en el Arpa le echaron su cerveza en un vasito desechable y hasta el shot de choto le dieron por el Lady´s Nigth en otro vaso. Así que al ver frustradas nuestras aspiraciones de seguir hablando paja, la fuimos a dejar.

De ahí, a la /home, me conecto al msn messenger y me encuentro a la flaca, pusimos las webcam y seguimos relajeando, yo con mis frijolixes y aquella con un su tamal pasado de gallina.

Te quiero bastante flaca y siempre te he dicho que por alguna razón Dios me hizo conocerte, sos una buena amiga, cuidame mi libro y gracias por las curitas.

Estuvo vergonísimo.

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificar
1 Comentario
Antiguos
Nuevos Más votados
Opinión entre párrafo
Ver todos los comentarios
la flaca

jajajaja estuvo wena la noche!! yo la pasé galán, bien alegrada iba con mis dos vasitos chis! en uno birria y en el otro un tapi … yo tambien te quiero pero un poquito XD y acordate q toi en deuda contigo para otro patín vos, cuideshon pe… jalú!